El Método Científico — Hipótesis, Modelos, Teorías y Leyes

El Método Científico Azul

El método científico se define como los pasos que los científicos siguen para crear una visión del mundo que sea precisa, confiable y consistente. También minimiza la forma como las creencias culturales y personales de un científico impactan e influyen en su trabajo. Se intenta lograr que las percepciones de una persona y las interpretaciones de la naturaleza y de los fenómenos naturales sean lo más científicos y neutrales posible. Reduce al mínimo la cantidad de prejuicios y sesgos que un científico tiene sobre los resultados de un experimento, hipótesis o teoría.
El método científico se puede dividir en cuatro pasos:

  1. Observar y describir un fenómeno (o grupo de fenómenos).
  2. Crea una hipótesis que explica los fenómenos. En física, esto con frecuencia significa crear una relación matemática o un mecanismo causal.
  3. Utiliza esta hipótesis para intentar predecir otros fenómenos relacionados o los resultados de otro conjunto de observaciones.
  4. Prueba el rendimiento de estas predicciones utilizando experimentos independientes.

Si los resultados de estos experimentos respaldan la hipótesis, entonces esta puede convertirse en una teoría o incluso en una ley de la naturaleza. Sin embargo, si los resultados no respaldan la hipótesis, entonces esta debe cambiarse o rechazarse por completo. El principal beneficio del método científico es que tiene poder predictivo: una teoría probada puede aplicarse a una amplia gama de fenómenos. Por supuesto, incluso la teoría más probada puede, en algún momento, ser errónea porque se pueden registrar nuevas observaciones o realizar experimentos que la contradicen. Las teorías nunca se pueden probar por completo, solo se pueden refutar por completo.

Prueba de hipótesis

Probar una hipótesis puede conducir a una de dos cosas: la hipótesis se confirma o la hipótesis se rechaza, lo que significa que debe cambiarse o debe crearse una nueva hipótesis. Esto debe suceder si los experimentos muestran de manera repetida y clara que la hipótesis es incorrecta. No importa cuán elegante o respaldada sea una teoría; si se puede refutar una vez, no se puede considerar una ley de la naturaleza. La experimentación es la regla suprema del método científico, y si un experimento muestra que la hipótesis no es cierta, prevalece sobre todos los experimentos anteriores que la respaldaron. Estos experimentos a veces prueban directamente la teoría, mientras que otras veces la prueban indirectamente a través de la lógica y las matemáticas.

El método científico requiere que todas las teorías sean comprobables de alguna manera; aquellas que no lo son, no se consideran teorías científicas.
Si una teoría es refutada, esa teoría podría ser aplicable de alguna manera, pero ya no se considera una verdadera ley de la naturaleza. Por ejemplo, las Leyes de Newton fueron refutadas en casos donde la velocidad es mayor que la velocidad de la luz, pero aún se pueden aplicar a mecanismos que usan velocidades más lentas. Otras teorías que se consideraron verdaderas durante años, incluso siglos, fueron refutadas debido a nuevas observaciones, como la idea de que la Tierra era el centro de nuestro sistema solar o que los planetas tenían una órbita con el Sol en círculos perfectos en lugar de órbitas elípticas ahora probadas.

Por supuesto, una hipótesis o teoría comprobada no siempre es refutada por un solo experimento. Esto se debe a que los experimentos pueden tener errores, por lo que una hipótesis que parece haber fallado una vez es probada varias veces con pruebas independientes. Las cosas que pueden causar errores incluyen instrumentos defectuosos, lecturas erróneas u otros datos, o el sesgo del investigador. La mayoría de las mediciones se dan con un grado de error. Los científicos trabajan para hacer que ese grado de error sea lo más pequeño posible mientras siguen estimando y calculando todo lo que podría causar errores en una prueba.

Errores comunes en la aplicación del método científico

Desafortunadamente, el método científico no siempre se aplica correctamente. Los errores suceden, y algunos de ellos son bastante comunes. Debido a que todos los científicos son humanos con prejuicios y sesgos, puede ser verdaderamente difícil ser objetivo en algunos casos. Es importante que todos los resultados estén tan libres de sesgos como sea posible, pero eso no siempre sucede.

Otro error común es tomar algo como de sentido común o decidir que algo es tan lógico que no necesita ser probado. Los científicos deben recordar que todo tiene que ser probado antes de que pueda considerarse una hipótesis sólida.

Los científicos también deben estar dispuestos a analizar cada dato, incluso aquellos que invalidan la hipótesis. Algunos científicos creen tan firmemente en su hipótesis que intentan explicar los datos que lo refutan. Quieren encontrar alguna razón de por qué esos datos o experimentos deben estar equivocados en lugar de mirar su hipótesis nuevamente. Todos los datos deben tener la misma importancia, incluso si van en contra de la hipótesis.

Otro problema común es olvidarse de estimar todos los posibles errores que pueden surgir durante las pruebas. Se ha explicado que algunos datos que contradicen la hipótesis caen dentro del rango de error, pero en realidad, fue un error sistemático que los investigadores simplemente no tuvieron en cuenta.

Hipótesis, Modelos, Teorías y Leyes

Mientras que algunas personas usan incorrecta e indistintamente palabras como «teoría» e «hipótesis», la comunidad científica tiene definiciones muy estrictas de estos términos.

Hipótesis: Una hipótesis es una observación, generalmente basada en una causa y efecto. Es una idea básica que no ha sido probada. Una hipótesis es solo una idea que explica algo. Debe pasar por una serie de experimentos diseñados para probarla o refutarla.

Modelo: Una hipótesis se convierte en modelo después de que se hayan realizado algunas pruebas y parezca ser una observación válida. Algunos modelos solo son válidos en casos específicos, como cuando un valor cae dentro de un cierto rango. Un modelo también puede llamarse ley.

Teoría científica: Un modelo que ha sido probado y confirmado repetidamente puede convertirse en una teoría científica. Estas teorías han sido probadas por varios investigadores independientes de todo el mundo utilizando diversos experimentos, y todos han apoyado la teoría. Las teorías pueden ser refutadas, por supuesto, pero solo después de una prueba rigurosa de una nueva hipótesis que parece contradecirlas.

Conclusión

El método científico se ha utilizado durante años para crear hipótesis, probarlas y desarrollarlas en teorías científicas completas. Si bien parece ser un método muy simple a primera vista, en realidad es una de las formas más complejas de probar y evaluar una observación o idea. Es diferente de otros tipos de explicación porque intenta eliminar todo sesgo y avanzar utilizando solo la experimentación sistemática. Sin embargo, como cualquier método, hay un margen de error, como sesgo o error mecánico. Por supuesto, al igual que las teorías que prueba, el método científico algún día puede ser revisado.

Traducido por Armando Garzón Peña

Publicada en Artículos

Thank you for sharing!

Whether you are looking for a professional Balanced Scorecard software, or just researching information about Balanced Scorecard and business strategies, we recommend you to download and try our BSC Designer software (no credit card is required).

We will follow up with you with lessons about the Balanced Scorecard and will keep you informed about the trending articles on bscdesigner.com

Follow us in Social Media